Hacer salsa de tomate casera con tomates frescos

Actualizado: 8 nov 2021

Sabes cuantos conservantes dañinos para nuestra salud hay en las salsas de tomates envasadas que compramos en el supermercado? Sabes con que tomates se hacen esas salsas? Si se usan tomates maduros de calidad? Normalmente ni siquiera tenemos el tiempo de plantearnos estas interrogantes, y simplemente compramos el que tenemos a la mano, sobre todo aquí en Cuba dónde no hay tanta disponibilidad. Pues este artículo es la solución para comenzar a consumir una salsa de tomate de la mejor calidad, confeccionada con tus propias manos y tan sencilla de hacer y deliciosa que no te lo podrás creer!


1. Ingredientes


  • Tomates maduros grandes

  • Ajo

  • Orégano

  • Albahaca

  • Sal


2. Selección de los tomates de nuestra salsa

Selecciona los tomates más maduros y jugosos. No te preocupes por la cantidad, puedes hacer una rica salsa incluso solo con 3 tomates grandes. Si haces más, pues puedes conservarlo para otras preparaciones y comidas. Pero si tienes pocos no te agobies, igual puedes realizar la receta para 1 comida y disfrutar de una salsa saludable!




3. Quitar la piel de los tomate


Ahora te cuento un truco salvavidas para quitar la piel de los tomates de manera sencilla, y que te permitirá aprovechar al máximo el producto. Pon a hervir suficiente agua como para cubrir bien todos los tomates. Cuando rompa el hervor introdúcelos y déjalos por unos 10-15 segundos en agua hirviendo. Luego ponlos en otro recipiente con agua fría. Y listo, la piel del tomate se desprenderá fácilmente, podrás pelarlos incluso con las manos.


4. Picar los tomates y cocinar tu salsa

Ya con los tomates pelados yo prefiero picarlos a la mitad y extraer las semillas. Este es un paso opcional. Yo lo hago pues la piel y las semillas del tomate son su parte más indigesta. Para extraer las semillas puedes auxiliarte de una cuchara.


Luego procede a picar los tomates en trozos pequeños para facilitar su cocción.



5. Sofreír

En una sartén bastante capiente según tu cantidad de tomate, pon 1 cucharada de aceite de oliva por cada 3 tomates. Es decir, si para hacer tu salsa usaste en total 12 tomates grandes, pues vas a poner 4 cucharadas de aceite en el sartén, y así. Pondrás 1 diente de ajo mediano escachado por cada 3 tomates también. Para 12 tomates en total, sería 4 dientes de ajo medianos escachados.


Sofríe los ajos hasta que queden bien dorados. Llegado a ese punto retíralos y agrega tus tomates picados. Pon el tomate a calentar a fuego medio (no agregar nada más). El tomate empezará a soltar líquido.


Cuece -removiendo con frecuencia para que no se queme ni se pegue al fondo, hasta que reduzca a la mitad en volumen (20 - 30 minutos). A ese punto agregar sal, orégano y albahaca al gusto y retirar del fuego.



6. Consumir así o licuar

A este punto debes hacer una elección, puedes consumir tu salsa de tomate así, que es mi manera preferida de usarla. O puedes licuarla para obtener una salsa más fina y homogénea. Es cuestión de gusto y también de para que la quieras utilizar.


Para licuar, una vez reducido, retira del fuego y deja enfriar a temperatura ambiente. Vierte en la licuadora o procesador. Licúa hasta obtener la consistencia que prefieras.


Guardar: Vierte en frascos limpios de alrededor de una taza cada uno. Refrigera los que vayas a utilizar en tres días, congela el resto.


#recetas #comidaitaliana

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook
  • Tripadvisor icono social
  • Instagram